dilluns, 21 de gener de 2008

Kutna Hora




En el s. XIII se descubrieron grandes depositos de plata en Kutna Hora (Republica Checa). Mucha gente llegó a la ciudad con la ambición de encontrar fortuna excavando estos rincones. Pero con la minería también llegó una plaga que hizo estragos en la población, llenando a su vez el cementerio. La capacidad del mismo era limitada, así que decidieron construir una capilla para almacenar los huesos. La idea no era tan descabellada hasta que a un monje se le ocurrió utilizar huesos de pelvis y cráneos para la decoración, aunque el trabajo quedó incompleto.
Fue labor de Frantisek Rint completar este poryecto utilizando huesos de poco más de 40.000 personas. Se dice que el cementerio era tan famoso que las personas donaban sus restos para ser parte de la creación.